Trágica semana en el mundo del automovilismo

Trágica semana, así es cómo puede expresar uno lo sucedido en las categorías inferiores del automovilismo. La competición va unida al riesgo, siempre presente en las categorías de motor, pero hace que muchas veces nos olvidemos de lo peligroso que resulta el mundo de la velocidad.

Una semana que empezaba con la trágica noticia del accidente en la F4 británica, hacía que a todos los aficionados se nos encogiera el corazón al saber que un joven de 17 años, promesa en tierras británicas, tuviera que pasar por el duro trance de perder sus dos piernas. Un accidente fatal para una categoría que es el primer paso serio hacia la F1. Billy Monger ya no volverá a la máxima competición y a vivir sus sueños, aunque esperamos que encuentre otros retos que afrontar en esta dura batalla que le espera.

A los que puedan, recordamos que hay una página de crowfunding donde poder ayudarle a él y a su familia en estos duros momentos. Ayuda a Billy Monger. Muchos han sido los profesionales que han aportado, y aunque los seguros y ayuda de la propia competición sabemos que están presentes en el peor momento, parece que muchos olvidan que hay que seguir adelante con los medios necesarios durante el resto de su vida.

Aún conmocionados por la notícia de la semana, llega el día de hoy con otra peor. El dolor sigue en tierras asturianas con el fallecimiento de un niño de 10 años en el karting de Fernando Alonso, donde debía disputarse el campeonato de Asturias. Ayer sábado, un joven con mucho por delante perdía la vida en una trágica sesión durante los entrenos oficiales de la competición. El kart volcaba y como consecuencia de los golpes entraba en parada cardíaca, sufriendo un derrame cerebral.

La seguridad del circuito respondió en primer momento y el chico fue llevado en ambulancia, pero nada se ha podido hacer por su vida, falleciendo en el día de hoy. Desierto se quedó el circuito de karting en la tarde de ayer y cancelado el campeonato para el día de hoy.

Toda seguridad es poca

En las competiciones oficiales vemos terribles accidentes, donde los pilotos salen por su propio pie, saludando al público que se preocupa por su estado. Estas imágenes no dejan de ser una muestra de la buena seguridad que existe actualmente en los circuitos, aunque nunca es suficiente. Muestras como las vividas el pasado año en Montmeló, con Luis Salom, deben recordarnos que cualquier accidente en circuito debe tratase con la máxima rapidez. Los circuitos deben tener los medios necesarios para atender cualquier situación “in-situ”.

Está claro que no podemos pedir una clínica en cada karting, pero si debería existir en los circuitos internacionales con competiciones oficiales. Las medidas de seguridad en pista van mejorando, pero nunca debemos olvidar que rodar a estas velocidades entraña un riesgo del que hay que ser consciente. Y esto no se puede pedir a los pilotos, que siempre querrán ir más rápido, sino a los que ofrecen el espectáculo, sean patrocinadores o autoridades que dirigen este deporte.

 

Fotos Prensa Nacional e Internacional

Billy Monger
Trágica noticia
Podium Monger