Lluvia, barro y coches de 600 CV, el espectáculo World RX