Parque asistencia – Port Aventura (RaccRally 2018)

La visita al parque de asistencia en Port Aventura al finalizar las jornadas de rally es casi obligada. La cercanía del mundial a los aficionados es una oportunidad que los fanáticos no pueden perderse. En el caso de Toyota, con un grand stand que permite estar a menos de dos metros del coche mientras los mecánicos reparan los coches y los ponen a punto en menos de una hora. El buen ambiente del parque asistencia es muy diferente a lo vivido en las carreteras, donde una vez más los aficionados han fallado. 

Crónica de un peligro inminente

Entiendo que no somos conscientes de lo que tenemos en Cataluña, con cuatro mundiales de máximo nivel y que con ésta actitud en las cunetas pronto veremos desaparecer uno de los mundiales de referencia en nuestras tierras. Siempre digo que estoy preparado para salir de aquí y conocer otros lugares míticos, pero conocedor de lo que tenemos siempre me quedo cerca de mi tierra, donde puedo disfrutar del motor en todos los niveles y categorías.

Mi afición por los coches empezó con las subidas de montaña en mi pueblo, pero quería más… y el siguiente paso fue el mundial de WRC que se corría cerca de donde vivo. Muchos son los años persiguiendo el rally en su máximo esplendor y pensar como se ha deteriorado hasta tal punto que podemos perderlo hace que mi deber sea criticar a una afición que ha cambiado con el paso de los años. También hay una crítica hacia la organización, que desde hace un tiempo parece que “no llega” y debe cumplir con evento como el mundial con solo el apoyo de voluntarios. Grande es el trabajo que hacen, pero no pueden estar abandonados como he podido comprobar en las carreteras este año. 

“Mi solución” que no sé si llegaría a tiempo es pagar por el acceso a los tramos, aunque tampoco estoy seguro que sea la solución definitiva, ya que los aficionados tampoco ayudan a que ésto pueda seguir avanzando.

Valoración personal positiva

Con todo, el mundial ha vuelto a cumplir un año más en el RaccRally y hay que estar contento por ello. Será un rally recordado por la victoria de Loeb, por ver a un rapidísimo Tänak y a los máximos aspirantes al título algo conservadores, aunque entiendo que es su deber. Sébastien Ogier y Thierry Neuville serán los que deberán darlo todo en el último rally en Australia, pero a buen seguro Ott Tänak no les dará el mundial en bandeja y luchará en cada curva como hemos podido comprobar en la Costa Dorada.

Hasta aquí el extenso reportaje de un rally que recordaré por ser el primero en muchos años que puedo asistir a los tramos de tierra, siempre espectaculares, tanto como los recordaba hace ya más de 25 años. Mi afición por las pruebas deportivas no decae y seguiré defendiendo a los rallys sin necesidad de llevar la pegatina.